domingo, 3 de marzo de 2013

OS CONFIESO QUE...

NO ME GUSTA COSER. 
Todo tiene una explicación y esta es la mía.
Mi madre y mi tía son unas forofas de la costura y desde mi más tierna infancia se propusieron que yo aprendiera a coser. 
A mi no me hacía mucha gracia, pero no tenía ninguna escapatoria. Me enseñaron a pasar señales (pelusas) y a hacer hilvanes y ahí me tenían haciendo siempre lo mismo, según ellas porque era el primer paso del "Método Miyagui de costura".
  Aunque sospecho que como era un latazo, me largaron la tareita a mi.
 Hasta que ya no pude soportarlo.
 Y me rebelé y me negué a seguir con esa tortura. Pero mi madre no se dio por vencida y me mandó a un corte (un taller donde te enseñaban corte, confección y costura)
 Al principio no me disgustó demasiado pero la cosa se fue complicando. Con la primera camisa que me hice tardé cerca de cinco meses. Me hice un guardapolvo negro que quedó hecho un higo. Aunque lo peor fue la blusa de cuadritos lila y rosa.
Era una tela muy bonita pero muy castañosa de coser. Me tiré muchas horas cosiéndola y cosiéndola...
 Hasta que por fín, la acabé. ¡No me lo podía creer!¡Había hecho una prenda que me la podía poner y además era hasta bonita! Pero claro, llegó la hora de lavarla...
Aún recuerdo a mi madre con cara de circunstancias sujetando con dos deditos la blusita tooooooda encogia. ¡Ni a la barbie le valía! Eso fue la gota que colmó el vaso
    Pero el tiempo y la lastimita que me dan esas criaturitas que me encuentro toa despelotás en los mercadillos hicieron que lo que el viento se llevó, la pena lo trajera y ahí me véis de nuevo cosiendo.
Y esa es mi historia. Espero que la hayáis disfrutado y que tengáis una buena semana. Bezozzzzzzzz cosios e hilvanaos.

52 comentarios:

  1. Lo que me he reído, bonita historia. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de un trauma en vias de recuperación,jejej. Bezozzzzz y gracias, guapetona.

      Eliminar
  2. Bueno mujer ahora puedes dar esos duros momentos por bien empleados je je.
    Yo sólo ser hacer cuatro chapuzas y me muero de la envidia cuando veo lo apañadas que sois algunas y las cosas tan monas que haceis a las muñecas, a mi ya me gustaría...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si quieres te presto el método miyasagui, jjajajjajjaa. Bezozzzzz y graciassssss, presiosaaaa.

      Eliminar
  3. jaja,marisa, eres unica, tú renegando de la pelusa y lo hilvane y al final te calleron tos de lleno. Yo tambien tenia a mi madre y a una tia mia aguja en ristre a toas horas , pero tuve mejor relación con ellas, que tú con las tuyas, y tambien fui a un corte, buenos años aquellos. Saludos. Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No sabes qué época! En el corte no lo pasé tan mal, sobre to cuando solo hacía patrones y andaba liá con papeles y pegamentos. Bezozzzzzz, guapaaaaa y gracias por el comentarioooo.

      Eliminar
  4. jajajajaja muy bueno Mariza yo tampoco quise aprender y mira me ahora con los muñecos jajajajaja la vida que da muchas vueltas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la vida es asínnnnn, jajajja. Bezozzzzz y graciassssss.

      Eliminar
  5. Ja, ja, ja... lo que me he reido, pero que arte shiquilla, como se nota que eres de Cai (San Fernando) madre mía.
    A mi me pasó lo mismo, pero con la diferencia que mi madre reconoció que no era lo mío, y en palabras suyas para hacer un churro hija "mejor no lo hagas" y mira que lo intente, y yo quería por darle una alegría, pero no y tampoco ahora, es que no sé ni por donde empezar. Y con el punto todavía recuerdo el cachondeo que nos traíamos con el dichoso jersey, tenias más curvas y cosas raras... que ni te cuento.
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi el punto me lo perdonaron y algún día explicaré por qué, porque la cosa también tiene su puntito, jajajaj. Bezozzzzz y gracias, guapetonaaaaa.

      Eliminar
  6. Tus posts son muy simpáticos, me río mucho. Osea que tanto quejarte de la costura y al final te has enganchado por tus nenas. A mi me hubiera gustado aprender a coser pero mi madre no sabía.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos nada, te digo lo que a Cotoky, que te paso el método miyasagui, jejejej. Bezozzzz y gracias, guapaaaa.

      Eliminar
  7. Hola: me caían lágrimas de la risa... mi familia debe de pensar que el ordenata me vuelve loca... Qué bueno... La verdad es que yo aunque lo intenté nunca supe coser nada. Me dá cierta tristeza porque la gente me dice que es fácil pero para mí es de lo más complejo... Total que el saber no ocupa lugar y gracias a las lecciones de tu familia y al taller al que fuiste ahora tus nuevas muñecas no pasarán frío ni volverán a estar desnudas... Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajja, aunque nunca llegué a aprender tanto como debería, jeje. Gracias, guapaaaaaa y muchos bezozzzzzz.

      Eliminar
  8. me acabo de atragantá con el baileys!!! jajajajjaaaa Joíaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Usté perdone! jajajajaj. Bezozzzzz, guapaaaaaaa.

      Eliminar
  9. Marisa, le he leído tu historia con los hilvane y las pelusa (después de explicarle qué son) a mi marido, y ahí lo tengo derrengao de la risa, que dice que quiere aprender a coser con el método miyagui, jajajajaja
    Bsssssss
    Cloti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uis, que me parece que tiene que sé un poquillo masoca! ¡Si eso no se lo deseo ni a mi peor enemigo!, jejejeje. Gracias, guapetones y muchos bezozzzzz a los dos.

      Eliminar
  10. jajaja...si es que todas las madres están cortadas por el mismo patrón...no me he comido hilvanes yo también...que jartica acabé...brutal es profesor Miyagui. Besos guapaaaaaaaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que sí? Creo que vienen de serie con un programa de costura en los genes. jejej, Bezozzzz y gracias, guapetonaaaaaaa.

      Eliminar
  11. ¡Pero que arte tienes mi niña! yo no lo hubiera contado mejor...jejejejeje, es que es para partirse de risa ¡y como lo has ilustrado! estoy impaciente por que cuentes lo del punto, jejejejejeje ¡es que no puedo parar!
    Besosssssssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto así, en perspectiva y con el tiempo que ha pasao tiene su gracia, pero cuando lo vives.... es lo peor, jejejeje. Lo del punto también se las trae. Bezozzzzzz y me alegro de que te haya gustado, guapaaaaa.

      Eliminar
  12. Qué gran historia y qué bien contada, lo que me he reido!!! la verdad es que a mi tampoco me hubiera ido mal un poco de método Miyagi.. pero ahora ya es demasiado tarde, mis muñecas se tendran que conformar con ir con lo que les llegue y cómo llegue, no como las tuyas, que han tenido más suerte... Al final, a pesar del sufrimiento pasado, está claro que ha valido la pena! Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el método Miyagui no te lo recomiendo, jeje. Aunque no creas, ahí tengo una sentada de muñecas despelotás porque llevan un montón de tiempo esperando a que las vista, jejej. Bezozzzzz y gracias, guapetona.

      Eliminar
  13. Juajuajuaaaaaaaa
    JAJAJAJAJJAJAJAAA, JUAAAAS
    Genial!!!
    Me muero de risaaaa!!!
    La madre del principe de Bel air, jajajajjajaajaja, el niño de en ocasiones, juajaua... Miyaguii, jijiji
    Es Supremoooooooo, me parto de risa, aún estoy alucinando.
    pues nada, me imagino que la ropa la harás ahora a volapluma, sin pone y quita hilvane y pelusa...
    ¡¡Menos mal que a mi madre nunca le ha dado por coser! de la que me he librado
    ¡¡Gracias Señor!! jajaja
    Un abrazoooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos sí, ahora ni hilvane ni pelusa, jejejejej. Bezozzzzzz y graciasssss, guapaaaaa.

      Eliminar
  14. Jajajaja lo que me he reido por Dios... menos mal que te lo tomas con humor seguro que así todo es más fácil. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como al mal tiempo no le pongas buena cara... Bezozzzzzzzz y gracias, preciosa

      Eliminar
    2. Una historia muy divertida Marisa!!! Con sus viñetas de cómic y todo. Si es q eres una artista!!!! :)

      Eliminar
    3. ¡¡¡Graciasssss, guapetónnnnnn!!! Bezozzzzzzzz.

      Eliminar
  15. ¿¿Guardapolvos negro?? ¡Ojú, creo que somos de la misma quinta! (también tuve uno). Yo ando justica de costura, incluso ha habido veces que algún dobladillo lo he pegado con Loctite por no coger una aguja. Un beso majetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un guardapolvos que parecía enteramente una toga de juez, ¿qué cosa más horrorosa!. ¡¿Un dobladillo con pegamento?! buenooooo, se entera la santa de mi madre y no veas la que me cae, jajajjaja, si el último dobladillo de las cortinas del IKEA que puse en mi casa lo pegué con la fliselina adhesiva que traía y no veas la que me montó. Bezozzzzz, guapaaaa.

      Eliminar
  16. jaaaaaaajajajajaja... mira que serás boba eh??? no sé cómo será tu voz, pero la que yo te pongo en los bocadillos es graciosísima! jajaja... con to' el arte andaluz!!!

    ResponderEliminar
  17. Pues mi voz es algo entre Gracita Morales con gripe y Chiquito de la Calzada, jajajjaja, vamos, pedazo de vozarrón que me gasto, jajajajaj. Bezozzzzz, guapetonaaaaaa.

    ResponderEliminar
  18. Hola Marizzza
    "Metodo Miyagui de costura"...no puedo parar de reir!!!
    Bueno, que al final aprendiste.
    A mi me cuesta un montón coser (y eso que mi madre era costurera...pero como yo la hacía renegar, me sacaba volando)
    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es que aprendiera mucho, aprendí lo justo pero no en prorción a lo que mi madre se empeñó, jeje.Bezozzzzzzzz, guapetonaaaaaa.

      Eliminar
  19. Jajajajaja.... Yo creo que a todas nos pasaba más o menos lo mismo a la hora de aprender algo. Yo con mi madre tampoco tenía mucha paciencia para que me enseñara a coser, y también opto por apuntarme a una academia de costura en verano, durante las vacaciones del cole, y vaya si aprendí, vaya... jajajaja!!!

    BEZitos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a mi me sobraba la paciencia, lo que pasa es que a ella se le agotaba la suya, jejej.
      Por lo menos aprendiste más que yo, seguro. Bezozzzzzz y graciassssssss.

      Eliminar
  20. Aquí me tiene con las lágrima ensartá de la risa, que a mi me ha pasado parecido, hasta me regalaron el costurero con tos sus avíos... pero ná hija, yo no llegué a apuntarme al corte y me apunté a mecanografía... y viva san pegamento textil, que me viene de perillas... qué pechá de reir, siempre logras sacarme unas risas!! Un besazooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias y me alegro de que hayas pasao un ratillo divertido!! Bezozzzz, guapaaaaa.

      Eliminar
  21. jajajajajajajajaja tienes arte pa to!!! Yo también odiaba la costura, principalmente porque mi abuela era costurera (mi madre también se sentaba a ayudarla, la pobre era la de los hilvanes y las pelusas y también acabó hasta el moño del método miyagui de mi tiránica abuela), pues lo que decía, que mi abuela era costurera y yo cada vez que intentaba hacer algo de coser, que solían ser cositas para mis barbies, me lo deshacía porque siempre estaba mal. Me quitó las ganas, la verdad, y llegó un momento en que dejé de intentarlo. Y ahora heme aquí, cosiendo para mis Barbies. Eso sí, no me atrevo a enseñarle nada a mi abuela porque hasta medio cieguita es capaz de deshacerlo por no hacerlo bien jejejeje Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que a tu abuela y a mi madre la hicieron con el mismo "patrón". Además la mía también era de: "está mal, quítalo" y así una vez y otra... y a todo le saca la falta. Cuando le dices: "¡Ojú, que pa ti to está mal!", contesta:" Es que si te digo que esta bien, no te esfuerzas. Siempre hay que decir lo que está mal". ¡Menos mal que no fue maestra! ¡La de niños traumatizaos que habría por ahí! jajjaja. Bezozzzzzz y muchas gracias, guapaaaaaa.

      Eliminar
  22. Jajajajajaja estoy riendome tanto que no puedo ni teclear.
    ¡¡Enséñame el método ese que quiero aprender a quitar hilvané y pelusa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¿Pero qué dice, shiquillaaaa?! ¡Si ese método fue prohibido por la ONU por lo inhumano que era!, jajajajajajjajaj. Bezozzzzzz, guapaaaaaaaa.

      Eliminar
  23. Eres la repera!!!!!
    A mí tampoco me gustaba mucho lo de los hilvanes, pero creo que era la novatada que nos hacían pagar nuestras mamis!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes qué es lo malo? pues que la novatada me duró añosssss, jjejeej. Bezozzzzz, preciosaaaaaa.

      Eliminar
  24. Jajajajaa Mariza me he sentido identificada contigo, también a mi me querñia mi madre enseñar la costura y encima en plena siesta veraniega qué fatiga!! Tampoco consiguió mucho de mi my mother!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a mi también me ponían a la hora de la siesta, para más INRI, jajajjaja, es que según el método Miyagui era la mejor hora, jajajajjajaja. Bezozzzz, guapaaaaa.

      Eliminar
  25. Me he reido un montón hasta mi marido se ha reido cuando se la he leido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que os haya hecho pasar un buen ratito. Bezozzzzz, guapaaaaa.

      Eliminar
  26. Jajaja, hilvanes a la hora de la siesta, eso me suena!! Pero en mi caso, mi madre y mi tia, que era modista, prefirieron que estudiara y me dedicara a otra cosa. Ahora, en plan autodidacta, estoy empezando a coser para desestresarme del trabajo ;-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si yo es que, además de los estudios, tenía que quitar hilvanes y pelusas XD. Bezozzzzz, guapaaaaaaa, y gracias por el comentario.

      Eliminar